Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

El tratamiento con Plasma rico en plaquetas (PRP) es específico para mejorar el aspecto de la piel: su firmeza y luminosidad, proporcionando un efecto rejuvenecedor. Sin riesgos ni alergias, el tratamiento con Plasma rico en plaquetas estimula las células, aumenta la formación de vasos sanguíneos y su factor de crecimiento epidérmico hace que estimule la angiogénesis y aumente el grosor de la piel.

El Plasma es un líquido amarillento que se encuentra en nuestra sangre, compuesto por una mezcla de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, aguas, proteínas, sales, glucosa, etc. El Plasma rico en plaquetas que se usa para el tratamiento PRP se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante el centrifugado de una muestra de su sangre.

Durante el tratamiento se deben de realizar 3 o 4 sesiones al año, y posteriormente un recordatorio cada 6 meses.



Comments are Closed